Mi pala de timón, problemillas

La pala del timón y la caña llevaban tiempo dándome la lata. La pala se levantaba bastante en el agua y la caña quedaba algo floja en la cajera. Me pone nervioso llevar la caña floja en la cajera, aunque vaya trincada con su cabo la caña toca con la mordaza de la pata de gallo.

Viendo como llevan aparejada la caña otros, me he decidido a cambiar el sistema que llevaba. Lo primero ha sido sustituir el tornillo original láser que fijaba la pala del timón a la cajera. He puesto un tornillo de mayor diámetro con arandela por cada lado y lo he apretado de forma que la pala no pueda girar. Sé que para salir del agua será un poco más incómodo, pero así me aseguro de que la pala del timón no se levanta.

Mi caña (una rooster de carbono) no traía agujero para el pasador de seguridad. He taladrado un agujero y he puesto el pasador con su cabito para que no se pierda. Muchos ponen cinta sobre el pasador para que la escota no se enganche en él al trasluchar.

El cabo azul que se ve en la foto es lo que llevaba hasta ahora. Dándole tensión se fijaba la caña a la cajera y al mismo tiempo mantenía la pala baja. Lo que me pasa es que con el tiempo el cabo cede y la pala se levanta. Así que siempre que acabo una manga lo primero que hago es comprobar que la pala está en su sitio.

La posición de la pala y la tensión del la pata de gallo son dos obsesiones mías, por lo menos la pala ya no me dará más trabajo (o eso espero).

Prometí comentar como funciona el nuevo freno para la orza, y la verdad es que se nota mucha diferencia con el antiguo. La orza ya no campanea dentro de su caja en las popas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...